No hay nada malo con tu celulitis

Nos engañaron para hacernos creer es mala.

Fotos por de Unsplash y de Pexels. Gráfico por la autora.

A mis 23 años de edad, he escuchado a muchas mujeres en mi vida quejarse de su celulitis o piel de naranja, como le dicen en los anuncios y revistas.

Hablaban de cuánto aborrecían aquella “imperfección” y evitaban usar shorts o vestidos arriba de la rodilla a toda costa para así esconderla.

Cuando tenía 13 años, una familiar notó que yo tenía un bulto pequeño de celulitis en mi pierna izquierda y me dijo que debería a empezar a hacer ejercicio porque estaba demasiado joven para tener celulitis.

Demasiado jóvenes o no, el 80 a 90 por ciento de las mujeres tienen celulitis.

“Desarrollar hoyuelos de celulitis en la piel parece prácticamente inevitable si eres mujer –no importa que tan delgada estés,” dijo Shilpi Khetarpal, MD, a la publicación de la Clínica de Cleveland,

“No parece discriminar en base al tipo de cuerpo.”

De acuerdo con Khetarpal, la celulitis aparece cuando las células de grasa en los compartimientos debajo de la piel crecen con el tiempo debido a las hormonas, estilo de vida y dieta.

Mientras esto ocurre, las cuerdas fibrosas que conectan nuestra piel con nuestros músculos jalan la piel hacia abajo mientras que la grasa empuja hacia arriba, creando la superficie irregular con hoyuelos que vemos en nuestros muslos, piernas y glúteos.

Si la celulitis es tan común, ¿por qué es una de las inseguridades más grandes de las mujeres?

Engañándonos suavemente

En el siglo 17, la celulitis no era considerada una imperfección. De hecho, se le aceptaba.

Artistas de la época y la celulitis en sus pinturas.

Por Peter Paul Rubens — El Prado en Google Earth: Hogar — 7mo Nivel de zoom, JPEG calidad de compresion: Photoshop 10., Dominio Público,

La palabra celulitis apareció por primera vez en 1873, en la 12ª edición del escrito por Émile Littré y Charles-Philippe Robin, quienes la definieron como una inflamación del tejido celular.

Un siglo después, la celulitis debutó en los medios populares en febrero de 1933, en un artículo que hablaba sobre ejercicios en contra de la grasa escrito por Dr. Debec y publicado en la revista francesa, Votre Beaute, según Rosella Ghigi, una investigadora experta y autora del artículo

En su crónica, Debec definió la celulitis como “un montón de agua, residuos, toxinas, y grasa, que forman una combinación contra en la que uno está mal preparado.”

El artículo fue aplaudido por parte de la surgente industria cosmética francesa y los institutos de belleza.

Los artículos de Votre Beaute sobre la celulitis tuvieron tanto éxito, que la publicación pronto comenzó a recomendar expertos y a publicar publirreportajes sobre rodillos de masaje adelgazantes y tratamientos caseros para quitar la celulitis.

Sin embargo, las lectoras opinaban que estos remedios no eran efectivos.

Cuatro años después, en 1937, la revista francesa Marie-Claire, publicó un artículo acerca de un servicio de entrenamiento físico titulado “Cuida tus medidas de cadera”.

El escrito describió a la celulitis como “una infiltración grasosa en los tejidos” y afirmó que “la astuta celulitis es más dañina a la salud que el sobrepeso. Al mismo tiempo, es más difícil de reprimir cuando uno se descuida.”

Es muy probable que las mujeres en el Oeste no conocían los “problemas” de la celulitis hasta el 15 de abril de 1968, cuando Vogue publicó un titulado “Celulitis, la nueva palabra para la grasa que antes no podías perder.”

El artículo describe a la celulitis como “una grasa que convierte a las ágiles y lentas curvas del cuerpo de una mujer en algo menos ornamental, y apaga la idea de querer usar bikinis y los deliciosos vestidos del momento.”

Aunque Vogue publicó ese artículo hace 52 años, las mujeres de todo el mundo aún caen por el mismo cuento.

A sobre celulitis publicado en Vogue en 1968.

Tu inseguridad equivale a millones de dólares

dice que la celulitis no es dañina para tu salud, y que la mayoría de los proveedores de salud consideran la celulitis como una condición normal para muchas mujeres y algunos hombres.

Pero si googleas “celulitis” encuentras 37.600.000 resultados, la mayoría enfocados en cómo deshacerte de ella.

Si buscas en YouTube, los resultados de búsqueda más populares son videos con títulos como Tratamiento de celulitis casero, Seis maneras en las que reduje mi celulitis y Cómo quitarse la celulitis.

Es el mismo contenido que promovían las revistas en 1933.

Y aunque los productos y tratamientos anticelulitis suenen tentadores para algunas personas, no son 100 por ciento efectivos.

Marcas como L’Occitane, y han sido acusadas de publicidad falsa por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.

ganó un acuerdo contra L’Occitane, Inc, quien accedió a pagar $450,000 dólares para reembolsar a los consumidores que compraron dos cremas corporales que prometían “eficacia de adelgazamiento aprobada clínicamente” y que “reducían visiblemente la aparición de celulitis.”

Básicamente, la mayoría de los productos y tratamientos anticelulitis son tan inefectivos como lo eran hace 87 años, pero esto no detiene a las compañías.

Grand Review research, una compañía de consultoría y estudio de mercado, dijo en un artículo de 2018 que el mercado de la celulitis estaba valorado en $1,260.22 millones de dólares.

Y de acuerdo con Acument Research and Consulting, se espera que alcance $1.5 billones de dólares en 2026.

En defensa de la celulitis

En su artículo, Rosella Ghigi escribió que la belleza empezó a ser democratizada por la prensa femenina, y que la belleza dejó de ser una gracia y se convirtió en una meta.

“Frente a un mercado surgente masivo donde la envidia se institucionaliza y el consumo parece ser el remedio para todos los males, el papel principal de esta prensa ha sido transmitir a las mujeres la idea de que la belleza debe ser el signo visible de trabajo en el cuerpo y auto-monitoreo permanente,” explicó.

Ghigi escribió que de 1937 a 1939, la cobertura de prensa sobre la celulitis se movió de la parte inferior del cuerpo (piernas y tobillos) a la nuca, lo que demuestra que nuestra visión del cuerpo cambia con el tiempo.

“Hoy en día, no se ven anuncios para la celulitis en el cuello, pero en ese entonces, las partes más visibles del cuerpo femenino eran precisamente los tobillos y la cabeza,” escribió.

Antes de los institutos de belleza y las revistas para mujeres, la celulitis no era un problema por el cual preocuparnos, y no debería ser un tema de preocupación para adolescentes de 13 años, o para cualquier persona, no importa su edad.

En defensa de la celulitis, quiero recordarte que es completamente normal.

No hay nada malo en ella, no es mala para la salud y es muy probable que no desaparezca.

¿Si las mujeres de no se avergüenzan de su celulitis, por qué te preocupas por la tuya?

Sé buena/o con tu cuerpo porque hace maravillas por ti. No importa que tanta (o poca) celulitis tenga.

Story teller & dessert lover. Born and raised in the Mexican sun, now living Canada’s roughest winters.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store