La transformación de la Comuna 13.

Cómo un barrio de Medellín superó la violencia y se convirtió en un punto internacional de arte urbano.

ara muchas personas, Colombia significa guerrillas, violencia y narcotraficantes.

Las series de televisión como Narcos sólo ayudan a perpetuar este estereotipo.

Sin embargo, lo que se ve en la televisión está en el pasado. Colombia ha salido adelante y está brillando y creciendo como nunca.

Mi novio vivió en Colombia por muchos años, y disfrutó tanto su vida allá, que me convenció a que fuéramos. Planeamos ir a Bogotá y Medellín, la cual es la segunda ciudad más grande de Colombia y cuenta con mucho arte, música y restaurantes.

Reservamos nuestro vuelo con un año de anticipación para así obtener mejores precios desde Canadá. Después, un mes antes de nuestro vuelo, empecé a buscar qué ver y qué hacer en Medellín.

En Instagram, encontré muchas fotos de murales de grafiti en la Comuna 13, una de las 16 comunas en Medellín localizada en la zona oeste central de la ciudad.

Me llamó mucho la atención, así que busqué en Google “Grafiti Medellín” y encontré un tour gratuito de la Comuna 13 guiado por voluntarios y residentes, así que lo reservé.

Un mes después, ya en Colombia, nos subimos al metro de Medellín y nos bajamos en la estación de San Javier, donde conocimos a Evelyn, nuestra guía turística.

Evelyn ya estaba hablando con turistas colombianos, así que nos unimos a ellos para subirnos al camión que nos llevaría a la Comuna 13.

En menos de 15 minutos llegamos y bajamos en frente de una tienda de abarrotes. Evelyn reunió al grupo y nos preguntó por qué habíamos elegido ese tour.

Yo le dije que por el arte.

Cuando les preguntó a los turistas nacionales, ellos dijeron que se los habían recomendado.

Después les pregunto que si habían escuchado antes de la Comuna 13 y ellos le contestaron que sí. Habían escuchado que era un barrio muy peligroso y les extrañaba que ahora era un lugar turístico.

Evelyn asintió.

La Comuna 13 fue uno de los lugares más peligrosos de Colombia y del mundo.

La tasa de homicidios era muy alta y la violencia entre las pandillas era pan de cada día.

Sin embargo, antes del COVID-19, la Comuna 13 recibía a mas de mil turistas todos los días.

¿Pero cómo sucedió esto?

Para comprender la Comuna 13, necesitamos retroceder unas décadas.

Vista a Medellín desde la Comuna 13.

De acuerdo al libro Comuna de Medellin: El Drama del Conflicto Armado por el autor Yoni Alexander Rendón, a finales de 1970, familias sin hogar de diferentes zonas de Medellín llegaron a los barrios de la Comuna 13, un área que ocupa alrededor de siete kilómetros cuadrados.

Después, familias desplazadas por la violencia en otras regiones del país se unieron y construyeron casas con madera, plástico, barro, cartón, latas de zinc y guadua, un bambú Americano.

A pesar del intento de crear una comunidad, la violencia continuó.

Para 1990, organizaciones criminales como el Ejercito de Liberación Nacional (ELN), y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), empezaron a operar en la zona.

Entre más grupos entraban, había más secuestros y asesinatos.

Los grupos criminales forzaban a las familias que vivían en la Comuna 13 a esconder a sus víctimas de secuestro.

Las familias, como las víctimas, eran vigiladas para que no pudieran contactar a la policía.

Este tipo de violencia e injusticia trajeron un dolor inaguantable a la comuna, pero, aún así, los residentes se quedaban. No tenían a dónde más ir.

Uno de los días más violentos en la Comuna 13 fue el 4 de Julio de 2002, cuando un grupo criminal asesinó a tres civiles y obligó a las familias a abandonar el barrio de El Salado.

Alrededor de 400 personas fueron desplazadas y sus casas fueron quemadas.

Durante 10 años, la gente de la Comuna 13 fue gobernada por pandillas ilegales.

Pero las cosas cambiaron el 16 de Octubre de 2002 durante la Operación Orión, la cual buscaba terminar con la presencia de las guerrillas (FARC, ELN, CAP) en la comuna.

Mas de 1,200 tropas; el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), el Cuerpo Técnico de Investigación, el jurado, las Fuerzas militares de Colombia y el ejército nacional, formaron parte de la operación.

Ésta se caracterizó por ser una lucha fuerte, pero al final, los soldados rescataron a 21 personas que estaban secuestradas y confiscaron 330 kilogramos de explosivos, 90 granadas, 62 armas de fuego, 6,452 amuniciones de diferentes calibres, dos kilogramos de cloruro de potasio y explosivos hechos a mano.

Dieciocho personas –cuatro civiles, cuatro soldados y 10 presuntos guerrillas — fueron asesinados en la operación de rescate. Treinta y cuatro personas fueron heridas.

Después de la Operación Orión, el crimen en Medellín bajó drásticamente.

Los residentes de la Comuna 13 comenzaron a expresar su historia públicamente a través del arte y eventos comunitarios.

Los habitantes de los barrios de Las Independencias y 20 de Julio pintaron murales de grafiti inspirados en la paz y solidaridad.

Y la música, especialmente el hip-hop, se volvieron muy populares.

En el 2003, la administración de la ciudad de Medellín creó un plan de inversión en la Comuna 13 con el propósito de activar la economía y pagar una deuda histórica a la zona, que anteriormente había sido abandonada por el gobierno.

Siete años después, en 2010, el ayuntamiento de Medellín anunció la instalación de escaleras eléctricas en el barrio de Las Independencias para cortar la distancia que los residentes caminaban.

Antes de las escaleras eléctricas, los habitantes de la Comuna 13 subían aproximadamente 350 escalones para llegar a casa desde el fondo de la comuna.

En diciembre de 2011, las escaleras eléctricas –equivalentes a 24 pisos de altura, atravesando seis secciones de la montaña en tan sólo dos minutos — abrieron al público.

“Subir las escaleras era muy difícil,” dijo Claudia García al periódico El Tiempo. “Con este proyecto, nuestras vidas cambiaron.”

Este proyecto brindó a los residentes –y a turistas como nosotros — un acceso a fácil y rápido a la comuna.

Cuando tomas el primer tramo de las escaleras eléctricas, puedes ver una explosión de colores inmediata.

Al llegar al final de las escaleras eléctricas, en el barrio Las Independencias, se encuentra un mural masivo llamado Operación Orión, el cual representa la historia de la Comuna 13.

Mural “Operación Orión” por John Alexander Serna “Chota 13” en la Comuna 13 de Medellín, Colombia. Foto por la autora.

El mural retrata una mujer Afrocolombiana, y a lado de ella se encuentra otra mujer con lágrimas en los ojos, quien llora al recordar a las víctimas de la violencia pero al mismo tiempo, tiene plantas alrededor de ella.

Estas plantas representan la resiliencia de los habitantes de la Comuna 13 y la esperanza por un mejor futuro.

La mayor parte de los murales son creados por el artista John Alexander Serna, conocido en el barrio como “Chota,” quien creció en el sector de Las Independencias I cuando las milicias urbanas controlaban el área.

John Alexander Serna “Chota” pinta un mural de grafiti dentro del café Aroma de Barrio en la Comuna 13 de Medellín, Colombia.

“Antes, el valor de lo que yo hacía no era reconocido. Solamente hacía grafitis para el barrio: casi nadie los veía, solo la comunidad,” dijo Serna en 2019 a la revista El Malpensante.

“Desde las escaleras eléctricas, empezamos a ganar reconocimiento e incentivo ya que éstas garantizan acceso al barrio y le permiten a los residentes mostrar su trabajo y arte a los extranjeros que nos visitan.”

El arte le ha permitido a los residentes contar su propia historia y la historia de Colombia.

Si visitas la Comuna 13, y estás lista/o para tomarte un descanso, hay una cafetería llamada Aroma de Barrio, la cual está cubierta de murales creados por Serna.

No solamente sirve café colombiano, sino también cervezas y bocadillos típicos.

Al caminar a otros niveles de la Comuna 13 — no todos los niveles cuentan con escaleras eléctricas — puedes encontrar puestos que venden arte y libros acerca de su historia.

Arte a la venta en la Comuna 13.

También, en la Comuna 13 puedes ver a un grupo de residentes bailarines de hip-hop y break dance que dan un espectáculo de aproximadamente 15 minutos.

Antes de que termine tu tour, si tu guía es chida/o como Evelyn, puedes rayar tu nombre con grafiti en una pared. No es tan fácil como parece.

Al terminar mi estancia en Medellín, supe que la Comuna 13 fue mi parte favorita de la ciudad. Me marcó su historia y la resiliencia de su gente.

“La Comuna 13 es el mejor ejemplo de transformación social, donde el impulso puede darlo un proyecto. Las escaleras eléctricas hicieron que la gente se sintiera parte del proyecto y se adueñaran de éste,” dijo Juan David Gonzales al periódico El Economista en 2019.

“Hoy, las escaleras eléctricas son uno de los lugares mas visitados en Medellín. Siempre se puede decir que es por las escaleras eléctricas, pero el punto es que el proyecto dio un origen al cambio.”

Sin duda alguna, la Comuna 13 es un ejemplo de que una ciudad puede cambiar, y que puede cambiar para bien.

Story teller & dessert lover. Born and raised in the Mexican sun, now living Canada’s roughest winters.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store